Carmen Razo

 

Trama Urbana
Gráfica y fotografía de Carmen Razo

El verdadero artista ve a la Metrópoli como vida abstracta, figurada:
la siente más cercana que a la naturaleza
y recibirá de aquella, más que de ésta última,
una emoción estética.
Piet Mondrian.

Ciudad grande, soledad grande.
Estrabón de Amasia

En Trama Urbana Carmen Razo nos invita a observar, con una nueva visión, lugares comunes de la Ciudad de México. El complejo tejido social que se crea en las grandes ciudades contiene dos elementos básicos que se crean y recrean entre sí. Llamémosles, como en el telar; la trama y la urdimbre. La urdimbre es el conjunto de hilos verticales que sustentan el patrón, la trama son los hilos horizontales, que se mueven y tejen para formar el textil, y se van pasando por la urdimbre ya sea de forma manual o industrial. Tan importante es uno como el otro, y solamente juntos logran su función. Lo mismo ocurre en las ciudades: La urdimbre y la trama, la ciudad y los que la habitan. Ambos componentes están entretejidos hasta formar una sola pieza, y juntos se afectan uno al otro; se crean y recrean en un juego social en el que muchas veces en difícil saber quién moldea a quién y cómo afecta el uno al otro.

En la primera novela de Carlos Fuentes, La región más transparente (titulo inspirado en la misma frase que pronunció, en 1804, el viajero Alexander von Humboldt para referirse al valle de la ciudad de México, “Viajero, has llegado a la región más transparente del aire”, misma que también retomó Alfonso Reyes, primero en su Visión del Anáhuac como epígrafe, y después en parte de su texto Palinodia del polvo: ” ¿Es esta la región más trasparente del aire? ¿Qué habéis hecho, entonces, de mi alto valle metafísico?”), el personaje principal es la ciudad misma, en la que trama y urdimbre, ciudad y ciudadanos, van dando vida a lo que ocurre.

Así mismo en la obra de Carmen, la contemporánea Ciudad de México es la materia prima con la que crea espacios alternos a los existentes, llegando a ser completa protagonista, más importante que sus habitantes, ya que en Trama urbana el ciudadano prácticamente no aparece, y son las calles y laberínticas avenidas, los postes, transformadores y antenas que emiten ondas visibles, edificios y rincones que parecen no tener fin; que van entretejiéndose hasta formar una de las metrópolis más grandes y pobladas del mundo. Llama la atención cómo siendo casi todos elementos arquitectónicos y de ingeniería urbana inmóviles, la artista logra un dinamismo fantástico, caleidoscópico y orgánico. Carmen se apropia de estos lugares y, con una composición visual perfecta, los eleva a piezas de arte.

Cabe resaltar en este trabajo la influencia de la física cuántica u ondulatoria, que se percibe en los detalles orbitales atómicos y moleculares (que ahora sabemos están relacionados con los antiquísimos mandalas) y ondas electomagnéticas, con lo que la artista invita también a reflexionar sobre la relación de lo micro y lo macro a partir de esta trama. Erandi Avalos.